Qué es el VESA AdaptiveSync y cómo mejora la experiencia de juego en los monitores

VESA AdaptiveSync: el estándar abierto para mejorar el rendimiento de las pantallas con frecuencia de actualización variable

¿Qué es VESA AdaptiveSync y para qué sirve?

VESA AdaptiveSync es una tecnología que permite sincronizar los fotogramas que envía la tarjeta gráfica y los hercios del monitor, con el fin de eliminar el tearing y el stuttering. El tearing es un efecto visual que se produce cuando el monitor muestra partes de dos o más fotogramas al mismo tiempo, creando una línea horizontal que rompe la imagen. El stuttering es un efecto que se produce cuando el monitor muestra el mismo fotograma varias veces, creando una sensación de parpadeo o tartamudeo.

Estos efectos se producen cuando la frecuencia de actualización del monitor (el número de veces que se muestra una imagen por segundo) y la tasa de fotogramas de la tarjeta gráfica (el número de imágenes que se generan por segundo) no están sincronizados. Por ejemplo, si el monitor tiene una frecuencia de 60 Hz y la tarjeta gráfica genera 75 FPS, se producirá tearing, ya que el monitor no puede mostrar todos los fotogramas que recibe. Si el monitor tiene una frecuencia de 60 Hz y la tarjeta gráfica genera 30 FPS, se producirá stuttering, ya que el monitor tendrá que repetir algunos fotogramas para rellenar el tiempo.

Para evitar estos efectos, se puede usar la sincronización vertical o V-Sync, que es una opción que limita la tasa de fotogramas de la tarjeta gráfica a la frecuencia del monitor. Sin embargo, esta opción también tiene inconvenientes, como el aumento de la latencia (el tiempo que tarda en mostrarse la imagen desde que se genera) y la pérdida de rendimiento.

VESA AdaptiveSync es una solución alternativa que permite que el monitor adapte su frecuencia de actualización a la tasa de fotogramas de la tarjeta gráfica, de forma dinámica y sin límites. De esta manera, se consigue una imagen fluida, sin tearing, sin stuttering, sin latencia y sin pérdida de rendimiento. Esta tecnología es especialmente útil para los videojuegos, donde la tasa de fotogramas puede variar mucho según la escena y la carga gráfica.

¿Cómo funciona VESA AdaptiveSync y qué requisitos tiene?

VESA AdaptiveSync es una tecnología que se basa en el estándar DisplayPort, que es una conexión de vídeo digital desarrollada por la asociación VESA (Video Electronics Standards Association). DisplayPort es una conexión que permite transmitir vídeo, audio y datos entre dispositivos, como ordenadores, monitores, televisores, consolas, etc.

DisplayPort tiene varias versiones, que se diferencian por el ancho de banda, la resolución y la frecuencia que pueden soportar. La versión más reciente es DisplayPort 2.0, que puede alcanzar hasta 80 Gbps de ancho de banda, 16K de resolución y 240 Hz de frecuencia. Sin embargo, para usar VESA AdaptiveSync, basta con tener DisplayPort 1.2a o superior, que es lo más común en los dispositivos actuales.

VESA AdaptiveSync funciona mediante unos protocolos que se añadieron al estándar DisplayPort en 2014, y que permiten que el monitor comunique su frecuencia de actualización al dispositivo emisor, y que este ajuste la tasa de fotogramas a la misma. Estos protocolos son opcionales, por lo que no todos los dispositivos con DisplayPort son compatibles con VESA AdaptiveSync. Para saber si un dispositivo es compatible, hay que buscar el logotipo de VESA Certified AdaptiveSync Display o MediaSync Display, que son los programas de certificación que ha creado VESA para garantizar el cumplimiento de los requisitos y la calidad de la tecnología.

¿Qué ventajas tiene VESA AdaptiveSync frente a otras tecnologías similares?

VESA AdaptiveSync no es la única tecnología que existe para sincronizar la frecuencia de actualización del monitor y la tasa de fotogramas de la tarjeta gráfica. Las más conocidas son AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC, que son las soluciones propietarias de los dos principales fabricantes de tarjetas gráficas. Estas tecnologías tienen sus propias características, ventajas e inconvenientes, que vamos a comparar con VESA AdaptiveSync.

Royalties, ¿de pago o gratuito?

Los royalties son el precio que un tercero paga por explotar una propiedad intelectual o industrial. En este caso, las propiedades intelectuales son las tecnologías de sincronización, y los terceros son los fabricantes de monitores. Para poder implementar una tecnología en un monitor, hay que pagar una licencia al titular de la misma, que puede ser VESA, AMD o NVIDIA. Además, hay que pasar unos tests de validación para asegurar que el monitor cumple con los estándares de calidad y rendimiento.

VESA AdaptiveSync es una tecnología royaltie-free, es decir, gratuita. Solo hay que pagar a VESA por la certificación del monitor, no por el uso de la tecnología. Además, la certificación es opcional, por lo que hay monitores que son compatibles con VESA AdaptiveSync sin tener el logotipo. Esto hace que los monitores con VESA AdaptiveSync sean más baratos que los que tienen otras tecnologías.

AMD FreeSync también es una tecnología royaltie-free, ya que AMD no cobra por el uso de la misma. Sin embargo, AMD sí cobra por la certificación del monitor, que es obligatoria para poder usar el logotipo de AMD FreeSync. Además, AMD tiene varias categorías de certificación, como FreeSync, FreeSync Premium y FreeSync Premium Pro, que tienen distintos requisitos y precios. Esto hace que los monitores con AMD FreeSync sean más caros que los que tienen VESA AdaptiveSync, pero más baratos que los que tienen NVIDIA G-SYNC.

NVIDIA G-SYNC es una tecnología de pago, ya que NVIDIA cobra por el uso de la misma y por la certificación del monitor, que es obligatoria para poder usar el logotipo de NVIDIA G-SYNC. Además, NVIDIA exige que los monitores tengan un módulo especial de hardware que se encarga de la sincronización, lo que aumenta el coste de fabricación. Esto hace que los monitores con NVIDIA G-SYNC sean los más caros de todos.

Compatibilidad, ¿con qué tarjetas gráficas funciona?

La compatibilidad es otro factor importante a la hora de elegir una tecnología de sincronización, ya que depende de la tarjeta gráfica que tengamos o que queramos comprar. No todas las tarjetas gráficas son compatibles con todas las tecnologías, por lo que hay que tenerlo en cuenta para evitar problemas de incompatibilidad.

VESA AdaptiveSync es la tecnología más compatible de todas, ya que funciona con cualquier tarjeta gráfica que tenga DisplayPort 1.2a o superior, independientemente del fabricante. Esto incluye las tarjetas gráficas de AMD, NVIDIA e Intel, entre otras. Además, VESA AdaptiveSync también es compatible con otras conexiones que soportan el estándar DisplayPort, como HDMI 2.1, USB-C o Thunderbolt.

AMD FreeSync es una tecnología compatible con las tarjetas gráficas de AMD, desde la serie Radeon HD 7000 hasta la serie Radeon RX 6000. También es compatible con las tarjetas gráficas integradas de AMD, como las de la serie Ryzen. Además, AMD FreeSync también es compatible con las tarjetas gráficas de NVIDIA, desde la serie GeForce GTX 10 hasta la serie GeForce RTX 30, siempre que el monitor tenga DisplayPort y el driver de NVIDIA esté actualizado.

NVIDIA G-SYNC es una tecnología compatible con las tarjetas gráficas de NVIDIA, desde la serie GeForce GTX 650 Ti Boost hasta la serie GeForce RTX 30. No es compatible con las tarjetas gráficas de AMD ni con las integradas de Intel. Además, NVIDIA G-SYNC solo es compatible con los monitores que tienen el módulo de hardware de NVIDIA, que son los que tienen el logotipo de NVIDIA G-SYNC. Los monitores que tienen el logotipo de NVIDIA G-SYNC Compatible son los que tienen VESA AdaptiveSync o AMD FreeSync, y que han pasado unos tests de calidad de NVIDIA.

Rendimiento, ¿qué calidad de imagen ofrece?

El rendimiento es el factor más importante a la hora de evaluar una tecnología de sincronización, ya que determina la calidad de la imagen que vemos en el monitor. El rendimiento depende de varios aspectos, como la resolución, la frecuencia, el rango, el tiempo de respuesta, el brillo, el contraste, el color, etc. Vamos a ver cómo se comporta VESA AdaptiveSync en cada uno de ellos.

Resolución y frecuencia

La resolución es el número de píxeles que tiene el monitor, y la frecuencia es el número de veces que se actualiza la imagen por segundo. Estos dos aspectos influyen en la nitidez y la fluidez de la imagen, respectivamente. Cuanto mayor sea la resolución y la frecuencia, mejor será la calidad de la imagen, pero también mayor será la exigencia para la tarjeta gráfica.

VESA AdaptiveSync es una tecnología que no limita la resolución ni la frecuencia del monitor, sino que se adapta a las que tenga. Por lo tanto, la calidad de la imagen dependerá del monitor que elijamos y de la tarjeta gráfica que tengamos. VESA AdaptiveSync es compatible con monitores de cualquier resolución y frecuencia, desde 1080p a 60 Hz hasta 4K a 144 Hz, o incluso más. Lo único que hay que tener en cuenta es que el cable y el puerto de conexión también soporten la resolución y la frecuencia que queramos usar.

Rango

El rango es el intervalo de frecuencias que el monitor puede variar para sincronizarse con la tarjeta gráfica. Por ejemplo, si el monitor tiene un rango de 40-144 Hz, significa que puede adaptar su frecuencia desde 40 Hz hasta 144 Hz, según la tasa de fotogramas que genere la tarjeta gráfica. Cuanto mayor sea el rango, más amplia será la capacidad de sincronización del monitor, y más estable será la imagen.

VESA AdaptiveSync es una tecnología que no impone un rango mínimo ni máximo al monitor, sino que depende de las especificaciones del mismo. Cada monitor tiene su propio rango, que suele estar indicado en las características técnicas o en el menú de configuración. El rango puede variar mucho según el modelo y la marca del monitor, desde 30-60 Hz hasta 1-240 Hz. Lo ideal es elegir un monitor que tenga un rango lo más amplio posible, y que cubra la tasa de fotogramas que esperamos obtener con nuestra tarjeta gráfica.

Tiempo de respuesta

El tiempo de respuesta es el tiempo que tarda un píxel en cambiar de color, desde que recibe la señal hasta que muestra el resultado. Este aspecto influye en la claridad y el detalle de la imagen, especialmente en las escenas de movimiento rápido. Cuanto menor sea el tiempo de respuesta, menos borrosa y más nítida será la imagen, pero también mayor será el riesgo de artefactos visuales, como el ghosting o el overshoot.

VESA AdaptiveSync es una tecnología que no afecta al tiempo de respuesta del monitor, sino que depende de la calidad del panel y del circuito del mismo. Cada monitor tiene su propio tiempo de respuesta, que suele estar indicado en las características técnicas o en el menú de configuración. El tiempo de respuesta puede variar según el tipo de panel, desde 1 ms en los paneles TN hasta 5 ms o más en los paneles IPS o VA. Lo ideal es elegir un monitor que tenga un tiempo de respuesta lo más bajo posible, y que tenga opciones de ajuste para reducir el ghosting o el overshoot.

Brillo, contraste y color

El brillo, el contraste y el color son los aspectos que determinan la luminosidad, el rango dinámico y la fidelidad de la imagen, respectivamente. Estos aspectos influyen en la percepción y la sensación que nos transmite la imagen, especialmente en las escenas de luz y sombra, o de colores vivos. Cuanto mayor sea el brillo, el contraste y el color, más realista y atractiva será la imagen, pero también mayor será el consumo energético y el desgaste del monitor.

VESA AdaptiveSync es una tecnología que no modifica el brillo, el contraste ni el color del monitor, sino que depende de la calidad del panel y de la calibración del mismo. Cada monitor tiene su propio brillo, contraste y color, que suelen estar indicados en las características técnicas o en el menú de configuración. El brillo, el contraste y el color pueden variar según el tipo de panel, desde los 250 nits, 1000:1 y 72% NTSC de los paneles TN hasta los 400 nits, 3000:1 y 95% DCI-P3 de los paneles IPS o VA. Lo ideal es elegir un monitor que tenga un brillo, un contraste y un color lo más alto posible, y que tenga opciones de ajuste para adaptarlos a nuestras preferencias y al entorno.

Características, ¿qué funciones adicionales ofrece?

Las características son los aspectos que complementan el rendimiento de la tecnología de sincronización, y que aportan funciones adicionales que mejoran la experiencia de uso del monitor. Estas funciones pueden ser de tipo técnico, como el soporte para HDR, o de tipo práctico, como el modo juego o el filtro de luz azul. Vamos a ver qué características ofrece VESA AdaptiveSync y cómo se comparan con las de otras tecnologías.

HDR

El HDR (High Dynamic Range) es una función que permite mostrar una mayor gama de colores y un mayor contraste entre las zonas claras y oscuras de la imagen, creando un efecto más realista y espectacular. El HDR requiere que el monitor tenga un alto brillo, un alto contraste y una amplia gama de colores, así como que el contenido que se reproduzca esté codificado en HDR.

VESA AdaptiveSync es una tecnología que es compatible con el HDR, siempre que el monitor y el contenido lo soporten. VESA AdaptiveSync no interfiere con el HDR, sino que lo respeta y lo mantiene. Además, VESA AdaptiveSync es compatible con los distintos formatos de HDR, como HDR10, Dolby Vision o HLG, siempre que el monitor y el contenido los soporten. Esto hace que VESA AdaptiveSync sea una tecnología versátil y flexible para disfrutar del HDR.

AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC también son tecnologías que son compatibles con el HDR, siempre que el monitor y el contenido lo soporten. Sin embargo, AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC tienen algunas limitaciones y requisitos para el HDR, que pueden afectar a la calidad de la imagen o a la compatibilidad con el contenido. Por ejemplo, AMD FreeSync requiere que el monitor tenga el logotipo de FreeSync Premium Pro para garantizar el HDR, y NVIDIA G-SYNC requiere que el monitor tenga el módulo de hardware de NVIDIA para soportar el HDR.

Modo juego

El modo juego es una función que optimiza el monitor para mejorar el rendimiento y la experiencia de juego, ajustando el brillo, el contraste, el color, el tiempo de respuesta, el rango dinámico, etc. El modo juego suele tener varios perfiles predefinidos, que se adaptan a los distintos géneros de juego, como FPS, RTS, RPG, etc. El modo juego se puede activar o desactivar desde el menú de configuración del monitor, o desde un botón dedicado.

VESA AdaptiveSync es una tecnología que no incluye el modo juego, sino que depende del monitor que elijamos. Cada monitor puede tener o no el modo juego, y puede tener más o menos perfiles predefinidos. El modo juego no es una función exclusiva de VESA AdaptiveSync, sino que es una función común en muchos monitores, independientemente de la tecnología de sincronización que tengan. Lo ideal es elegir un monitor que tenga el modo juego, y que tenga los perfiles que más nos gusten o que más usemos.

AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC también son tecnologías que no incluyen el modo juego, sino que dependen del monitor que elijamos. Cada monitor puede tener o no el modo juego, y puede tener más o menos perfiles predefinidos. El modo juego no es una función exclusiva de AMD FreeSync ni de NVIDIA G-SYNC, sino que es una función común en muchos monitores, independientemente de la tecnología de sincronización que tengan. Lo ideal es elegir un monitor que tenga el modo juego, y que tenga los perfiles que más nos gusten o que más usemos.

Filtro de luz azul

El filtro de luz azul es una función que reduce la emisión de luz azul del monitor, que es la que más afecta a la vista y al sueño. El filtro de luz azul se puede activar o desactivar desde el menú de configuración del monitor, o desde un botón dedicado. El filtro de luz azul es útil para proteger la salud visual y mejorar el descanso, especialmente si usamos el monitor durante mucho tiempo o por la noche.

VESA AdaptiveSync es una tecnología que no incluye el filtro de luz azul, sino que depende del monitor que elijamos. Cada monitor puede tener o no el filtro de luz azul, y puede tener más o menos intensidad. El filtro de luz azul no es una función exclusiva de VESA AdaptiveSync, sino que es una función común en muchos monitores, independientemente de la tecnología de sincronización que tengan. Lo ideal es elegir un monitor que tenga el filtro de luz azul, y que tenga opciones de ajuste para adaptarlo a nuestras necesidades y al horario.

AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC también son tecnologías que no incluyen el filtro de luz azul, sino que dependen del monitor que elijamos. Cada monitor puede tener o no el filtro de luz azul, y puede tener más o menos intensidad. El filtro de luz azul no es una función exclusiva de AMD FreeSync ni de NVIDIA G-SYNC, sino que es una función común en muchos monitores, independientemente de la tecnología de sincronización que tengan. Lo ideal es elegir un monitor que tenga el filtro de luz azul, y que tenga opciones de ajuste para adaptarlo a nuestras necesidades y al horario.

Soporte para doble modo

El soporte para doble modo es una función que permite usar el monitor con dos dispositivos diferentes al mismo tiempo, dividiendo la pantalla en dos partes. El soporte para doble modo se puede activar o desactivar desde el menú de configuración del monitor, o desde un botón dedicado. El soporte para doble modo es útil para aumentar la productividad y la versatilidad del monitor, especialmente si tenemos varios dispositivos que queremos usar simultáneamente, como un ordenador y una consola, o un portátil y un móvil.

VESA AdaptiveSync es una tecnología que es compatible con el soporte para doble modo, siempre que el monitor lo tenga. VESA AdaptiveSync no interfiere con el soporte para doble modo, sino que lo respeta y lo mantiene. Además, VESA AdaptiveSync es compatible con el soporte para doble modo en cualquier resolución y frecuencia, siempre que el monitor lo soporte. Esto hace que VESA AdaptiveSync sea una tecnología flexible y adaptable para usar el monitor con dos dispositivos diferentes.

AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC también son tecnologías que son compatibles con el soporte para doble modo, siempre que el monitor lo tenga. Sin embargo, AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC tienen algunas limitaciones y requisitos para el soporte para doble modo, que pueden afectar a la calidad de la imagen o a la compatibilidad con los dispositivos. Por ejemplo, AMD FreeSync requiere que los dos dispositivos tengan una tarjeta gráfica de AMD para poder sincronizarse, y NVIDIA G-SYNC requiere que los dos dispositivos tengan una tarjeta gráfica de NVIDIA para poder sincronizarse.

Novedades, ¿qué mejoras ha introducido VESA AdaptiveSync?

VESA AdaptiveSync es una tecnología que se actualiza constantemente, para ofrecer un mejor rendimiento y una mayor compatibilidad. VESA AdaptiveSync ha introducido varias mejoras en los últimos años, que vamos a destacar a continuación.

AdaptiveSync over HDMI

AdaptiveSync over HDMI es una mejora que permite usar VESA AdaptiveSync con la conexión HDMI, que es una conexión de vídeo digital muy popular y extendida. AdaptiveSync over HDMI se basa en el estándar HDMI 2.1, que es la versión más reciente de HDMI, y que soporta hasta 48 Gbps de ancho de banda, 10K de resolución y 120 Hz de frecuencia. AdaptiveSync over HDMI es compatible con cualquier dispositivo que tenga HDMI 2.1, independientemente del fabricante.

AdaptiveSync over HDMI es una mejora que amplía las posibilidades de VESA AdaptiveSync, ya que permite usar la tecnología con más dispositivos y más monitores, sin depender de la conexión DisplayPort. AdaptiveSync over HDMI es especialmente útil para los dispositivos que no tienen DisplayPort, como las consolas, los móviles o los portátiles. Además, AdaptiveSync over HDMI es compatible con el HDR, el soporte para doble modo y otras funciones de HDMI 2.1.

AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC también son tecnologías que son compatibles con AdaptiveSync over HDMI, siempre que el dispositivo y el monitor lo soporten. Sin embargo, AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC tienen algunas limitaciones y requisitos para AdaptiveSync over HDMI, que pueden afectar a la calidad de la imagen o a la compatibilidad con los dispositivos. Por ejemplo, AMD FreeSync requiere que el dispositivo tenga una tarjeta gráfica de AMD para poder sincronizarse, y NVIDIA G-SYNC requiere que el dispositivo tenga una tarjeta gráfica de NVIDIA para poder sincronizarse.

AdaptiveSync over USB-C

AdaptiveSync over USB-C es una mejora que permite usar VESA AdaptiveSync con la conexión USB-C, que es una conexión de datos universal que también puede transmitir vídeo, audio y energía. AdaptiveSync over USB-C se basa en el estándar USB 4.0, que es la versión más reciente de USB, y que soporta hasta 40 Gbps de ancho de banda, 8K de resolución y 60 Hz de frecuencia. AdaptiveSync over USB-C es compatible con cualquier dispositivo que tenga USB 4.0, independientemente del fabricante.

AdaptiveSync over USB-C es una mejora que amplía las posibilidades de VESA AdaptiveSync, ya que permite usar la tecnología con más dispositivos y más monitores, sin depender de la conexión DisplayPort. AdaptiveSync over USB-C es especialmente útil para los dispositivos que no tienen DisplayPort ni HDMI, como los móviles o los portátiles. Además, AdaptiveSync over USB-C es compatible con el HDR, el soporte para doble modo y otras funciones de USB 4.0.

AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC también son tecnologías que son compatibles con AdaptiveSync over USB-C, siempre que el dispositivo y el monitor lo soporten. Sin embargo, AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC tienen algunas limitaciones y requisitos para AdaptiveSync over USB-C, que pueden afectar a la calidad de la imagen o a la compatibilidad con los dispositivos. Por ejemplo, AMD FreeSync requiere que el dispositivo tenga una tarjeta gráfica de AMD para poder sincronizarse, y NVIDIA G-SYNC requiere que el dispositivo tenga una tarjeta gráfica de NVIDIA para poder sincronizarse.

AdaptiveSync over Thunderbolt

AdaptiveSync over Thunderbolt es una mejora que permite usar VESA AdaptiveSync con la conexión Thunderbolt, que es una conexión de datos de alta velocidad que también puede transmitir vídeo, audio y energía. AdaptiveSync over Thunderbolt se basa en el estándar Thunderbolt 4, que es la versión más reciente de Thunderbolt, y que soporta hasta 40 Gbps de ancho de banda, 8K de resolución y 60 Hz de frecuencia. AdaptiveSync over Thunderbolt es compatible con cualquier dispositivo que tenga Thunderbolt 4, independientemente del fabricante.

AdaptiveSync over Thunderbolt es una mejora que amplía las posibilidades de VESA AdaptiveSync, ya que permite usar la tecnología con más dispositivos y más monitores, sin depender de la conexión DisplayPort. AdaptiveSync over Thunderbolt es especialmente útil para los dispositivos que no tienen DisplayPort ni HDMI ni USB-C, como los portátiles o los móviles. Además, AdaptiveSync over Thunderbolt es compatible con el HDR, el soporte para doble modo y otras funciones de Thunderbolt 4.

AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC también son tecnologías que son compatibles con AdaptiveSync over Thunderbolt, siempre que el dispositivo y el monitor lo soporten. Sin embargo, AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC tienen algunas limitaciones y requisitos para AdaptiveSync over Thunderbolt, que pueden afectar a la calidad de la imagen o a la compatibilidad con los dispositivos. Por ejemplo, AMD FreeSync requiere que el dispositivo tenga una tarjeta gráfica de AMD para poder sincronizarse, y NVIDIA G-SYNC requiere que el dispositivo tenga una tarjeta gráfica de NVIDIA para poder sincronizarse.

Conclusión

VESA AdaptiveSync es una tecnología de sincronización que permite adaptar la frecuencia de actualización del monitor a la tasa de fotogramas de la tarjeta gráfica, eliminando el tearing, el stuttering, la latencia y la pérdida de rendimiento. VESA AdaptiveSync se basa en el estándar DisplayPort, que es una conexión de vídeo digital desarrollada por la asociación VESA. VESA AdaptiveSync es una tecnología gratuita, compatible, flexible y versátil, que funciona con cualquier tarjeta gráfica que tenga DisplayPort 1.2a o superior, y con cualquier monitor que tenga VESA Certified AdaptiveSync Display o MediaSync Display. VESA AdaptiveSync es compatible con el HDR, el modo juego, el filtro de luz azul y otras funciones que mejoran la calidad y la experiencia de la imagen. VESA AdaptiveSync es una tecnología que se actualiza constantemente, incorporando nuevas características y mejoras, como el soporte para Dual-Mode, que permite usar dos monitores con distintas resoluciones y frecuencias al mismo tiempo. VESA AdaptiveSync es una tecnología que ofrece una solución abierta y eficiente para mejorar el rendimiento de las pantallas con frecuencia de actualización variable, especialmente para los videojuegos. VESA AdaptiveSync es una tecnología que merece la pena probar y disfrutar. 😊

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visitas: 0
Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

¡Bloqueador de anuncios detectado!

Hemos detectado que estás utilizando extensiones para bloquear anuncios.
Apóyanos desactivando este bloqueador de anuncios.
Powered By
Best Wordpress Adblock Detecting Plugin | CHP Adblock