Noruega fracasa en su intento de usar camiones de hidrógeno

Noruega prueba camiones de hidrógeno y los resultados no son buenos

¿Qué es el hidrógeno y por qué se usa como combustible?

El hidrógeno es el elemento más abundante del universo y tiene la ventaja de que al quemarse solo produce agua como residuo. Por eso, se considera una fuente de energía limpia y renovable, que podría sustituir a los combustibles fósiles que emiten gases de efecto invernadero y contribuyen al cambio climático.

Sin embargo, el hidrógeno no se encuentra libre en la naturaleza, sino que hay que extraerlo de otras sustancias, como el agua o el gas natural. Esto implica un proceso que consume energía y que puede generar emisiones contaminantes, dependiendo de la fuente que se utilice. Por tanto, el hidrógeno no es una energía gratuita ni inocua, sino que tiene un coste ambiental y económico asociado.

¿Cómo funcionan los camiones de hidrógeno?

Los camiones de hidrógeno son vehículos pesados que utilizan pilas de combustible de hidrógeno para generar electricidad y mover un motor eléctrico. Las pilas de combustible son dispositivos que transforman la energía química del hidrógeno y el oxígeno en energía eléctrica y calor, sin producir combustión ni emisiones locales.

Los camiones de hidrógeno tienen la ventaja de que pueden recorrer largas distancias sin necesidad de recargar, ya que el hidrógeno se almacena en tanques de alta presión que ocupan poco espacio. Además, el tiempo de repostaje es similar al de los camiones diésel, lo que reduce los tiempos de espera y aumenta la productividad.

¿Qué problemas presentan los camiones de hidrógeno?

Los camiones de hidrógeno también tienen una serie de inconvenientes que limitan su viabilidad y competitividad frente a otras alternativas, como los camiones eléctricos de batería o los camiones de gas natural comprimido. Algunos de estos problemas son:

  • El alto coste de las pilas de combustible, que requieren materiales escasos y caros, como el platino, y que tienen una vida útil limitada.
  • La escasa disponibilidad de infraestructura de suministro de hidrógeno, que implica una inversión elevada y un riesgo de seguridad, debido a la alta inflamabilidad y explosividad del gas.
  • La baja eficiencia energética del hidrógeno, que implica una mayor pérdida de energía en cada etapa de la cadena, desde la producción hasta el consumo, en comparación con otras fuentes de energía.

¿Qué resultados obtuvo Noruega al probar los camiones de hidrógeno?

Noruega es uno de los países más comprometidos con la transición energética y la descarbonización del transporte. Por eso, en 2020 inició un proyecto piloto para probar el uso de camiones de hidrógeno en el transporte de mercancías por carretera, con el apoyo de la Unión Europea y varias empresas del sector.

El proyecto consistió en poner en circulación cuatro camiones de hidrógeno de la marca Hyundai, con una autonomía de 400 kilómetros, y construir dos estaciones de repostaje de hidrógeno en las ciudades de Oslo y Porsgrunn. El objetivo era evaluar el rendimiento, la fiabilidad y la rentabilidad de esta tecnología, así como identificar los retos y las oportunidades para su desarrollo futuro.

Sin embargo, los resultados del proyecto no fueron los esperados. Según un informe publicado por la empresa encargada de la gestión de los camiones, Asko, los camiones de hidrógeno presentaron varios problemas técnicos que afectaron a su funcionamiento y disponibilidad. Entre ellos, se destacan:

  • La dificultad para arrancar los camiones en condiciones de frío, debido a la congelación del agua que se produce en las pilas de combustible.
  • La falta de potencia y aceleración de los camiones, especialmente en las subidas, lo que obligaba a reducir la velocidad y la carga.
  • La escasa fiabilidad de las estaciones de hidrógeno, que sufrían averías frecuentes y no podían suministrar la presión adecuada para llenar los tanques.

Estos problemas hicieron que los camiones de hidrógeno solo pudieran operar el 30% del tiempo previsto, lo que supuso una pérdida de eficiencia y rentabilidad para la empresa. Además, los camiones consumieron más hidrógeno del esperado, lo que aumentó el coste del combustible y la huella de carbono del proyecto.

¿Qué conclusiones se pueden extraer del proyecto noruego?

El proyecto noruego pone de manifiesto que los camiones de hidrógeno todavía no están preparados para competir con los camiones diésel o con otras alternativas más maduras, como los camiones eléctricos de batería o los camiones de gas natural comprimido. Los camiones de hidrógeno necesitan mejorar su rendimiento, su fiabilidad y su coste, así como contar con una infraestructura de suministro adecuada y una producción de hidrógeno más limpia y barata.

No obstante, el proyecto noruego también sirve para identificar las áreas de mejora y las oportunidades de desarrollo de esta tecnología, que podría tener un papel importante en el transporte de mercancías por carretera en el futuro, especialmente en los trayectos de larga distancia y en los sectores que requieren una alta capacidad de carga. Por eso, es necesario seguir invirtiendo en investigación, innovación y cooperación entre los diferentes actores del sector, para hacer posible una transición energética justa y sostenible.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visitas: 0
Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

¡Bloqueador de anuncios detectado!

Hemos detectado que estás utilizando extensiones para bloquear anuncios.
Apóyanos desactivando este bloqueador de anuncios.
Powered By
Best Wordpress Adblock Detecting Plugin | CHP Adblock