NASA y SpaceX envían al espacio un robot quirúrgico y una máquina de chips

NASA envía una máquina de fabricación de chips al espacio con la ayuda de SpaceX

Aunque normalmente no suscitan mucho interés mediático o público, las misiones de carga de la NASA a la ISS representan la vanguardia de muchos campos. Para la misión NG-20 de Northrop Grumman y SpaceX de hoy, los contratos respaldados por la NASA han enviado un robot quirúrgico y una máquina de fabricación de chips al espacio. Como parte de sus vastos planes económicos para una economía de órbita terrestre baja (LEO), la NASA ha otorgado contratos a un gran número de empresas privadas, con dos de ellas parte de la misión NG-20 que también marcó el éxito del Falcon 9 al convertirse en el único cohete en Estados Unidos capaz de realizar misiones de la ISS.

El robot quirúrgico, llamado BioFabUSA, es una iniciativa de la Advanced Regenerative Manufacturing Institute (ARMI), una organización sin fines de lucro que busca desarrollar tecnologías para la fabricación de tejidos y órganos humanos. El objetivo de BioFabUSA es demostrar la viabilidad de realizar procedimientos quirúrgicos en el espacio utilizando inteligencia artificial y realidad aumentada. El robot también podría servir como una plataforma de entrenamiento para los astronautas y como una herramienta de investigación para estudiar los efectos de la microgravedad en la cicatrización de heridas.

La máquina de fabricación de chips, llamada Space Foundry, es un proyecto de la empresa Made In Space, que se especializa en el desarrollo de tecnologías de fabricación en el espacio. Space Foundry es una plataforma de fabricación de semiconductores que utiliza un proceso de deposición de vapor químico (CVD) para crear circuitos integrados a partir de gases. La ventaja de este método es que elimina la necesidad de utilizar obleas de silicio, que son frágiles y costosas de transportar al espacio. Space Foundry podría permitir la producción de chips personalizados para aplicaciones espaciales, como la comunicación, la navegación y la exploración.

Implicaciones para el futuro de la exploración espacial

Las misiones de carga de la NASA a la ISS no solo proporcionan suministros y experimentos vitales para los astronautas, sino que también abren nuevas posibilidades para el futuro de la exploración espacial. Al enviar una máquina de fabricación de chips al espacio, la NASA podría reducir su dependencia de los componentes electrónicos terrestres, que pueden ser vulnerables a la radiación y a las fluctuaciones de temperatura. Al enviar un robot quirúrgico al espacio, la NASA podría mejorar la atención médica y la seguridad de los astronautas, especialmente en misiones de larga duración o de emergencia. Estas tecnologías también podrían facilitar el desarrollo de una economía de órbita terrestre baja, en la que las empresas privadas puedan ofrecer servicios y productos innovadores en el espacio.

Sin embargo, estas misiones también plantean algunos desafíos y riesgos. Por un lado, el dominio de SpaceX en el mercado de lanzamientos podría limitar la competencia y la innovación en el sector espacial, así como aumentar la dependencia de la NASA de una sola empresa. Por otro lado, la fabricación de chips y la cirugía en el espacio podrían generar problemas éticos y de seguridad, como la protección de la propiedad intelectual, la regulación de la calidad y la responsabilidad de los errores o accidentes. Estas cuestiones requerirán una mayor cooperación y coordinación entre los actores espaciales, tanto públicos como privados, para garantizar el uso pacífico y sostenible del espacio.

Imagenes

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *