Ford Focus V8: el RS más salvaje y americano

Ford Focus V8, un RS con receta estadounidense

El Ford Focus es uno de los modelos más populares y exitosos de la marca del óvalo azul. Desde su lanzamiento en 1998, ha sido un referente en el segmento de los compactos por su diseño, comportamiento y tecnología. Sin embargo, hay un mercado donde el Focus no ha tenido tanto éxito como en Europa: Estados Unidos.

¿Por qué el Focus no triunfó en Estados Unidos?

Aunque el Focus se vendió en Estados Unidos desde su primera generación, nunca llegó a calar entre el público americano como lo hizo en el viejo continente. Las razones son varias, pero se pueden resumir en dos: la falta de adaptación al gusto local y la competencia de otros modelos más atractivos.

La primera generación del Focus se vendió en Estados Unidos con una carrocería sedán de cuatro puertas y una familiar de cinco puertas, además de la versión hatchback de tres puertas que se comercializaba en Europa. Sin embargo, el diseño del Focus no era del agrado de los americanos, que preferían coches más grandes, robustos y con una estética más conservadora.

La segunda generación del Focus se vendió en Estados Unidos con una carrocería coupé de dos puertas y una sedán de cuatro puertas, mientras que en Europa se ofrecía una gama más amplia y renovada, con versiones hatchback de tres y cinco puertas, familiar, sedán y descapotable. Además, el Focus americano no contaba con las versiones deportivas ST y RS, que sí se vendían en Europa y que eran muy apreciadas por los aficionados.

La tercera generación del Focus se vendió en Estados Unidos con la misma carrocería que en Europa, pero con un retraso de dos años respecto al lanzamiento europeo. Además, el Focus americano no tenía las mismas opciones de motorización que el europeo, que contaba con motores diésel, gasolina turboalimentados y el potente RS de 350 CV. El Focus americano solo se ofrecía con motores gasolina atmosféricos de 160 y 175 CV, y el ST de 252 CV.

La cuarta y última generación del Focus se presentó en 2018, pero no se llegó a vender en Estados Unidos, debido a la decisión de Ford de abandonar el segmento de los coches compactos y centrarse en los SUV, las pick-up y los eléctricos. Así, el Focus se despidió del mercado americano sin haber logrado el éxito que sí tuvo en Europa.

¿Cómo sería el Focus ideal para Estados Unidos?

A pesar de que el Focus no tuvo el respaldo del público americano, hubo algunos entusiastas que se atrevieron a modificar el coche para adaptarlo a sus preferencias. Uno de ellos fue Matt Soppa, un ingeniero mecánico de Wisconsin que decidió crear el Ford Focus V8, un RS con receta estadounidense.

El proyecto de Soppa consistió en sustituir el motor de cuatro cilindros y 2.5 litros del Focus RS de segunda generación por un V8 de 5.0 litros procedente de un Mustang GT de 2011. El motor, que entregaba 412 CV de serie, fue potenciado hasta los 550 CV mediante una reprogramación de la centralita, un escape deportivo y un filtro de aire de alto rendimiento.

Para alojar el enorme motor en el vano del Focus, Soppa tuvo que modificar el chasis, la suspensión, los frenos, la dirección y la transmisión. El resultado fue un coche con una relación peso-potencia de 3,2 kg/CV, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de más de 300 km/h.

El aspecto exterior del Focus V8 también fue modificado para darle un aire más agresivo y deportivo. Soppa instaló un kit de carrocería ensanchado, un alerón trasero, unas llantas de 19 pulgadas, unos neumáticos de alto rendimiento y una pintura azul metalizada con franjas blancas. El interior también recibió algunos retoques, como unos asientos deportivos, un volante de cuero, unos pedales de aluminio y un sistema de sonido premium.

El Ford Focus V8 de Soppa fue presentado en el SEMA Show de 2012, la mayor feria de tuning del mundo, donde causó sensación entre los asistentes. El coche fue valorado en unos 100.000 dólares, pero Soppa no tenía intención de venderlo, sino de disfrutarlo como su coche personal.

¿Qué opinas del Ford Focus V8?

El Ford Focus V8 es un ejemplo de cómo un coche puede transformarse por completo con una buena dosis de ingenio, pasión y dinero. El coche de Soppa es una obra de arte que combina lo mejor de dos mundos: el diseño y el comportamiento del Focus RS europeo y la potencia y el sonido del V8 americano.

Sin embargo, el Ford Focus V8 también es un coche que plantea algunas preguntas: ¿Es necesario un motor tan grande y potente para un coche tan pequeño y ligero? ¿Es seguro conducir un coche tan modificado y sin homologar? ¿Es respetuoso con el medio ambiente un coche que consume tanto combustible y emite tantos gases?

Estas son algunas de las cuestiones que podrían surgir al ver el Ford Focus V8, un coche que no deja indiferente a nadie y que representa el sueño de muchos aficionados al motor.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visitas: 0
Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

¡Bloqueador de anuncios detectado!

Hemos detectado que estás utilizando extensiones para bloquear anuncios.
Apóyanos desactivando este bloqueador de anuncios.
Powered By
100% Free SEO Tools - Tool Kits PRO