¿Qué ha pasado?

  • China ha decidido que las imágenes generadas por inteligencia artificial pueden estar sujetas a derechos de autor, en contraste con la postura de Estados Unidos, que niega la protección legal a las obras creadas por algoritmos.

  • El caso se refiere a un conflicto entre el “autor” Li, que usó una herramienta llamada Stable Diffusion para crear el retrato de una mujer asiática, y la bloguera Liu, que descargó y modificó la imagen sin permiso.

  • El tribunal falló a favor de Li, argumentando que tuvo una influencia decisiva en el resultado final, al dar instrucciones sobre la presentación de las personas en la imagen, elegir las palabras, ordenar los comandos, ajustar los parámetros, seleccionar las imágenes para editar y otras interacciones con el algoritmo de inteligencia artificial.

¿Por qué es importante?

  • El tema de la inteligencia artificial en el contexto de los derechos de autor genera controversia en el ámbito internacional, ya que plantea la cuestión de quién es realmente el autor de estas obras. ¿Es el humano que introduce algunos comandos, o la tecnología que es el resultado del esfuerzo de largo plazo de empresas como OpenAI, que han desarrollado y entrenado algoritmos avanzados?

  • En el contexto de los derechos de autor, surge la cuestión de si la protección debe abarcar también las obras que son el resultado de la colaboración entre la creatividad humana y la tecnología avanzada. Los debates sobre este tema continúan, y diferentes países adoptan diferentes enfoques para este complejo asunto.

  • China, al conceder derechos de autor a las imágenes creadas por inteligencia artificial, muestra una actitud diferente a la de Occidente, donde se considera que estas obras carecen de la característica única de la intervención humana, que es el criterio clave para otorgar la protección legal.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *